Entiende que es el dolor y como puedes superarlo. | RMovements
Centro de entrenamiento personal | RMovements

Entiende que es el dolor y como puedes superarlo.

que es el dolor

Para empezar, debemos poner sobre la mesa la primera cuestión y es ¿qué es el dolor?

Ha habido muchas definiciones de dolor desde la antigua medicina griega donde Hipócrates ya nos hacía llegar que podría ocurrir por un desequilibrio de humores corporales, hasta siglos después con Descartes donde se asumía que el dolor siempre tiene una causa física: lesión, infección, enfermedad.

Sin embargo, no fue hasta hace unas décadas donde Ronald Melzack desarrolla el modelo utilizado actualmente para explicar el dolor: la neuromatriz. Este modelo nos hace ver que la relación entre dolor, daño, percepción, movimiento, pensamientos, memorias y emociones.

Vamos a usar este modelo para explicar cuatro ideas que debes entender del dolor.

1- El dolor es una señal de salida, no de entrada

Tu cerebro recolecta información del cuerpo, la interpreta y, finalmente, manda las señales adecuadas. El dolor es una de esas señales.

Descartes estaba equivocado, pensando que es una señal solo de entrada.

QUE ES EL DOLOR

El dolor no se origina en la parte que crees dañada, sino que es una respuesta de su cerebro tras recibir e interpretar múltiples señales.

¿Cuáles son estas señales? Una de las más importantes es la nocicepción, o “recepción de peligro”. Se origina en los nociceptores, receptores distribuidos por todo el cuerpo. Pero no son receptores de dolor. Su misión es detectar peligros y alertar al cerebro.

 

El cerebro recibe la información y se pregunta: ¿Cómo de peligroso es esto realmente?. La respuesta a esta pregunta determinará si sientes dolor o no y su intensidad.

Otra señal de entrada es la propiocepción. Informa al cerebro acerca de movimientos y de la posición del cuerpo en el espacio. El cerebro reconocerá ciertas posiciones como peligrosas y otras como seguras, utilizando esta información para modular el dolor. Por ejemplo, si tu espalda está en la misma posición en la que te lesionaste previamente, tu propiocepción reportará malas noticias y tal vez empeore el dolor.

Pero como hemos comentado no solo depende una variable en concreto, sino que van asociadas a:

  • Lo que ves y escuchas.
  • Observar algún movimiento o patrón con el que te lesionaste.
  • Pensamientos y expectativas (si piensas que algo te va a dolor, probablemente lo haga).

Resumiendo, nuestros movimientos, pensamientos, emociones y memorias afectan el dolor que experimentamos.

 

2- El dolor no equivale a daño corporal

Muchos mitos siguen aun circulando por la sociedad tales como que cuanto más dañado esté tu cuerpo, más dolor sentirás. Pero la relación no es directa muchas veces, y son frecuentes las discrepancias. En muchos casos hay lesiones severas sin dolor, o dolor severo con pequeñas lesiones (incluso sin lesión real).

Por eso quiero dejar claro que hay decenas de estudios en los que podemos encontrar situaciones tales como personas que sufren:

  • Daño sin dolor
  • Dolor sin daño
Daño sin dolor Dolor sin daño
–       Encontramos estudios en los que el 52% tenía al menos una protrusión de disco y el 38% tenía problemas en más de una vértebra.

–       El 33% tiene una anomalía sustancial en la columna, aumentando a 57% en el caso de mayores de 60 años.

–       El 77% de los jugadores de hockey tiene al menos una anormalidad en la cadera o pelvis, así como el 67% de la población general.

Por otro lado, muchas personas sufren dolor sin daño aparente. Un ejemplo típico es el dolor de espalda baja o de la zona lumbar.

 

Muchos casos se clasifican como no específicos, es decir, no atribuibles a una patología conocida en la espalda.

 

¿Por qué el dolor no es un buen indicador de daño en tejidos? Por dos razones:

 

–       El dolor no existe para medir la severidad del daño, sino para fomentar comportamientos protectores.

–       El dolor te protege de una amenaza percibida, no de una amenaza real.

Hacer hincapié en que, hablamos en todos los casos de personas que no sufren ningún dolor.

Conclusión: daño físico no implica necesariamente dolor.

 

3- El dolor es una señal de acción, no un medidor de daño

El objetivo principal del dolor no es decirte que una parte corporal está dañada, sino motivar comportamientos de protección, como retirarte de un estímulo nocivo o evitar movimientos que empeoran un daño.

El objetivo final es el de siempre: incrementar tus posibilidades de supervivencia.

Entiende que es el dolor y como puedes superarlo.

 

¿Crees que el cerebro en este preciso momento opta por el dolor o por la supervivencia más inmediata?

Otro ejemplo que puede acompañar al anterior son soldados con lesiones severas, incluso con pérdidas de extremidades, que reportan poco o ningún dolor. Si el dolor los hubiera paralizado en combate, quizá no hubieran sobrevivido para contarlo.

El dolor, por tanto, es una señal de acción. Te fuerza a hacer o dejar de hacer algo. Si ninguna acción es necesaria, o la acción ya se tomó, el dolor es inútil.

4- El dolor te protege de una amenaza percibida, no de una amenaza real

Hay varios casos que explican esto bastante bien y son, por ejemplo:

  • Muchos amputados sienten dolor en un miembro que ni siquiera existe, esto es conocido como el síndrome del miembro fantasma.
  • Otro muy curioso es que una lesión menor en un dedo causará más dolor a un violinista que a un bailarín, porque el daño al dedo representa una mayor amenaza para el violinista (Butler & Moseley, 2013). Su cerebro por tanto percibe la lesión como más grave, y le produce mayor dolor.

Como conclusión, podemos decir que el dolor es complejo, dinámico e individual. Muchas veces no sabremos con exactitud por qué tienes dolor y qué debes hacer al respecto. Lo único cierto es esto: el cerebro es siempre quien decide si algo dolerá o no.

Hay componentes del dolor sobre los que no podemos actuar conscientemente, pero sí podemos influenciar otros. Hasta cierto punto, el dolor es una opinión, y puedes entrenar tu cerebro para reducirlo.

Puedes contactar con nuestro centro de entrenamiento personal en Bormujos Rmovements, para cualquier duda. ¡Estamos aquí para ayudarte!

Centro de entrenamiento personal | RMovements

Otros artículos

Otros artículos que pueden interesarte.